El peligro no tan secreto de la contaminación cruzada

Si son celiacos o conocen a alguno, probablemente han oído mucho el término contaminación cruzada. Es una frase que usamos MUCHO, especialmente cuando comemos fuera. Sin embargo, no suele tener mucha importancia para los demás porque no entienden bien lo que significa, o el riesgo que representa para nosotros.

La contaminación cruzada es el proceso por el que un alimento libre de gluten entra en contacto con una sustancia con gluten, de manera directa o indirecta. Tan poco como 50 mg de gluten (osea una borona de una rebanada de pan normal) puede dañar el intestino delgado de una persona con enfermedad celíaca. Por lo tanto, es esencial evitar la contaminación cruzada con alimentos que contienen gluten.

Las principales fuentes de contaminación son las siguientes:

  • En las fábricas de alimentos
  • En los puntos de venta y almacenamiento
  • En el hogar
  • En cocinas de bares, restaurantes, comedores escolares

Básicamente, hay riesgo de contaminación en todos los lugares donde se fabrica o manipula comida; precisamente por eso debemos estar alerta. Ojo, mi intención no es alarmarlos y que piensen que comer afuera es imposible.

Hace unos días una seguidora me decía que ella casi solo come en su casa por temor y que su vida social ha sufrido mucho por este tema. Eso me dejó pensando mucho. Yo la entiendo perfectamente y sé lo que se siente, pero como le decía a ella: ¡no podemos dejar que nuestra condición nos defina y dicte todos los aspectos de nuestra vida!

Cuando me preguntan cómo hago para comer en los lugares que les muestro en redes sociales, a veces asumen que “no me va tan mal si como gluten”. OJALÁ. Yo soy celiaca y soy muy sintomática, mi cuerpo reacciona súper fuerte cuando consumo gluten por accidente.

Si me siguen en Facebook o en Instagram verán que los lugares que normalmente recomiendo suelen ser los mismos, ya que es donde me va bien y sé que puedo comer con mayor tranquilidad. Cuando es un restaurante nuevo, siempre busco antes el menú en Facebook o en su página, siempre llamo antes de ir para preguntar qué opciones tienen, hablo con el mesero y a veces con el gerente.

Aunque no parezca, soy muy quisquillosa con dónde como y lo que pido. Porque yo soy la única que sé cómo funciona mi cuerpo y mi salud no es algo que estoy dispuesta a comprometer. Así como he tenido buenas experiencias, he tenido pesadillas y visitas pésimas y hay muchos lugares que nunca les recomendaré y donde jamás volveré.

Siempre es un riesgo comer donde no podamos controlar las condiciones bajo las cuales manipulan los alimentos, pero hay varias medidas básicas de prevención que disminuyen mucho ese riesgo y nos facilitan la vida.

Les comparto algunas:

  • Cuidar la manipulación de los alimentos y las superficies de trabajo. Esto implica lavarse siempre las manos, asegurarse que las mesas y mesones estén limpias y destinar un espacio exclusivo para preparar los alimentos sin gluten.
  • Lo ideal es que tener tu propio set de utensilios básicos (ollas, sartenes, cubiertos, vasos, toppers, tablas para cortar, tostador, etc.). Sin embargo, si esto no es posible, asegúrate siempre de lavar muy bien los utensilios y limpiar/desinfectar los electrodomésticos compartidos antes de utilizarlos para alimentos sin gluten.
  • Mantener los alimentos separados de los alimentos con gluten. Deberías tener tu propio estante en la refri, el congelador y la despensa.
  • Etiquetá tus toppers y bolsas de alimentos que no estén en su empaque original (bolsas de cereal, de chips, etc.)
  • Prepará siempre los alimentos sin gluten primero, antes que los alimentos con gluten. Esto aplica para freír, hervir, saltear, TODO.
  • Ojo con los aceites y aguas de cocción “reutilizados”. Siempre se debe utilizar agua y aceites limpios, en recipientes separados.
  • Asegurate de que tu familia y amigos están 100% a bordo y de que conocen las reglas de la cocina. Por ejemplo, usar el cuchillo para la mantequilla o mermelada solamente 1 vez para no dejar migajas en el frasco.
  • Está especialmente alerta y cauteloso cuando tengas invitados que ayuden en la cocina, pues no están acostumbrados a tu condición.

Lo que les recomiendo es lo que a mi personalmente me ha funcionado, ya que salir a comer o incluso tener cenas en casa con grupos grandes de personas es realmente complicado. Como les dije, siempre es un riesgo, pero estas actividades son una parte muy importante de mi vida social y me rehuso a dejarlas de lado. Por eso, ¡hago en serio de todo por minimizarlo al máximo!

¿Ustedes tienen algún otro tip que me recomienden? ¡Por favor compartan esta información si conocen a alguien a quien le pueda servir!

Y recuerden utilizar los hashtags #MeliSinGluten #SimpleIsBetter para poder ver sus publicaciones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s