Leche dorada

La lecha dorada (golden milk en inglés) es una bebida caliente y cremosa a base cúrcuma que se ha popularizado mucho últimamente. Más allá de su color dorado y su cremosidad, que son perfectos para fotos lindas en Instagram, es una bebida altamente nutritiva.

La cúrcuma contiene un alto contenido de antioxidantes y compuestos antiinflamatorios, sino que también es rica en manganeso y hierro.

Tradicionalmente, las bebidas a base de cúrcuma provienen de la medicina ayurvédica y no es nada nuevo para las culturas orientales. De hecho, en la India se le conoce como una “especia curativa” y se usa para aliviar dolores de garganta, resfríos, gripes, dolores estomacales, y ¡hasta para tratar problemas de la piel!

Hay muchas variaciones en su preparación, pero mi receta de leche dorada incluye una mezcla de cúrcuma, jengibre, canela, granos de pimienta recién molidos, aceite de coco y leche vegetal. Sé que suena raro ponerle pimienta, pero las recetas tradicionales la incluyen porque mejora la absorción de la curcumina (el componente principal que se encuentra en la cúrcuma).

Los ingredientes de esta receta funcionan de manera sinérgica y maximizan las propiedades antioxidantes de la cúrcuma. Al consumirse caliente y combinada con otras especies beneficiosas y un poco de grasa saludable (el aceite de coco), ¡se aumenta la biodisponibilidad de sus nutrientes!

A mí me encanta tomar leche dorada, especialmente en días fríos o cuando siento las defensas un poco bajas. Es una de mis bebidas favoritas para tomar en la noche, y es un remedio que me funciona muy bien para mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmune y reducir la inflamación cuando algo me cae pesado.

¡Acá les comparto mi receta personal para hacer leche dorada en casa!

Ingredientes:

2 tazas de leche de almendras
1 cucharada de aceite de coco (opcional pero recomendado!)
1 cucharadita de cúrcuma molida
1 canela en astilla o 1 cucharadita de canela molida
1 pizca de pimienta negra
1 pizca de jengibre fresco rallado, o en polvo

* Pueden usar la leche de su elección: yo recomiendo leches vegetales, por la facilidad de digestión
** Pueden agregarle una cucharada de miel para endulzar, o stevia para un menor contenido de azúcar

Preparación:

  1. En una olla pequeña, agregar la leche de almendras, cúrcuma molida, jengibre, canela, aceite de coco, pimienta negra y endulzante de su elección.
  2. Batir bien para combinar todos los ingredientes. Calentar hasta que esté caliente al tacto, pero no hirviendo, aproximadamente 4 minutos, batiendo frecuentemente.
  3. Apagar el fuego y probar para ajustar el sabor. Agregar más endulzante al gusto si lo quieren más dulce, o más cúrcuma o jengibre para un sabor más intenso a especias.
  4. Colar la leche si tiene pedazos grandes de jengibre, canela, pimienta, etc.
  5. Servir de inmediato, dividiendo entre dos tazas. Es mejor disfrutarlo calientito!

 

¡Espero que la prueben y les guste tanto como a mí!

¡Si hacen mis recetas por favor compartan sus creaciones con el hashtag #MeliSinGluten para poder verlas! Me hace mucha ilusión cuando me preguntan y me encantaría ver cómo le dan su toque personal a mis recetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s